www.cronicasderetaguardia.es

FOTÓGRAFOS Y COLECCIÓN
Madrid, 27 de marzo de 1937

FOTOGRAFÍA EN TIEMPO DE GUERRA

Ya han salido de Madrid la mayoría de los informadores gráficos extranjeros que vinieron buscando la instantánea de la entrada de los sublevados en la ciudad. Desde octubre de 1.936, el avance de las columnas rebeldes hacia Madrid parecía imparable y la prensa internacional tenía los ojos puestos en el momento de la toma de la capital, circunstancia que casi todos daban como un hecho consumado. A fecha de hoy el número de fotógrafos que se contabilizan en la ciudad supera los quinientos.

En tiempo de guerra hay fotógrafos que trabajan profesionalmente en su estudio, también están los minuteros que siguen trabajando en calles y plazas, más solicitados que nunca por los soldados de permiso para conseguir esos retratos que luego enviarán a sus familias y por último, los informadores gráficos. Hoy en día algunos estudios completan su trabajo de galería con los reportajes para la prensa y las cámaras de placas van siendo desplazadas por modernas cámaras de pequeño formato, que permiten mayor agilidad para capturar la inmediatez de la noticia.

Las Leica y las Contax, que antes de la guerra se podían comprar por mil y pico pesetas, hoy llega su precio a las tres mil y una caja de papel fotográfico que costaba cincuenta pesetas, ahora cuesta ciento cincuenta, además de la multitud de trámites que hay que seguir para conseguirlas. La caja de cien postales ha incrementado el precio de siete pesetas cincuenta céntimos a treinta y cuatro pesetas ochenta céntimos, y el resto del material ha aumentado en la misma proporción.

Las circunstancias por las que atraviesa nuestra ciudad, hacen que la Junta Delegada de Defensa de Madrid, haya tenido que dictar el día 17 de diciembre de 1936 disposiciones para controlar las cámaras, así como el material fotográfico, ante la extraordinaria dificultad de encontrar productos para poder trabajar, y cuando se hallan sus precios son exorbitantes, ya que desde que comenzó la guerra no ha llegado ningún suministro de material fotográfico del extranjero y los acaparadores han hecho su agosto. A pesar de ello sólo la escasez de material limita la labor de los fotógrafos.

El oficio de fotógrafo reúne unas características especiales en estos momentos. Por eso la Delegación de Propaganda y Prensa decretó la obligación de acreditarse para poder trabajar, tanto con la placa metálica, como con la tarjeta de identidad y que para proveer dicha tarjeta sea necesario acompañar el certificado de la publicación para la que se trabaje o del sindicato al que pertenezca el solicitante. Muchos fotógrafos se agrupan en la Sociedad Obrera de fotógrafos y similares o se encuadran en las Brigadas de información gráfica del Sindicato de fotógrafos de la UGT.

Hoy se vuelve a recordar la necesidad de identificación de los fotógrafos, lo que ha permitido que los informadores gráficos lleguen hasta el mismo frente, siempre que lo autoricen los Jefes de las fuerzas armadas. Los fotógrafos no limitan sus recorridos a la capital, sus reportajes les conducen a lugares como Alcalá de Henares donde hacen un alto en el camino para retratarse con sus compañeros en la plaza de Cervantes, dejándonos así la imagen de su propia persona.

Los temas y los encargos son innumerables en estos días, muestra de ello son las tarjetas postales que ha editado la Federación Nacional del Transporte de la UGT que sirve a la vez de ayuda y reflejo de la importancia que han cobrado las tareas de retaguardia en este sector. La diversidad de reportajes registran diferentes aspectos de la retaguardia, recogiendo el esfuerzo del mundo del transporte, talleres, tranvías, construcción de carreteras, reparto de combustible, víveres, comida, trabajo en oficina, fabricación y reposición de armamento. Proliferan también en la prensa periódica, en la prensa de guerra y en los boletines, las imágenes de destrucción de la ciudad, escenas la vida militar, del Ejército Popular y de las faenas agrícolas, esenciales para alimentar a la población.

Los Comités de Ayuda a la República Española creados por todo el mundo constituyen otro de los temas recogidos en los reportajes de los informadores gráficos. Aquí los vemos trabajando en un reportaje sobre la llegada de la ayuda holandesa.

Carmen Dalmau / Raúl Domingo.

cuentanos@cronicasderetaguardia.es

COLECCIÓN DE FOTOGRAFÍAS:

©2006 Actividades y Servicios Fotográficos, S.L. Todos los derechos reservados
Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin la autorización del propietario.